jueves, 7 de junio de 2012

¿Culpables?



En España cada día nos encontramos con nuevas noticias económicas que parecen no tener fin, y éste, si miramos la evolución de los últimos años vemos que parece que no va a darnos alegrías. En todas las tertulias, comentarios, y conversaciones de la gente común en cualquier cafetería bar o simplemente cruzándose por la calle, la mayor parte de las veces es sobre quien tiene la culpa, quién puede sacarnos y quién tiene la solución a todos los problemas.
A veces se oyen verdaderas barbaridades, ¡vale!, no todo el mundo debe de saber de todo, pero es que algunos comentarios no tienen ni medio pase, ¡ahhh! y por supuesto la culpa, todos sabemos quién es el culpable. El deporte favorito de esta país no es el futbol, no, déjense de cosas triviales, que es eso del futbol, en España el deporte favorito es el “escurrimiento del bulto”, -acéptese el neologismo-, o también llamado vulgarmente ,”no si la culpa es de …”, después de esta frase coloquen ustedes lo que les apetezca, seguro que lo han oído alguna vez, políticos, el PP, el PSOE, Alemania, “la Merkel”, el BCE, el FMI, el…. Pongan las siglas que quieran y cuanto más lejos y menos se le entienda mejor, seguro que es por el odio que tienen a España y a los españoles. ¿Será por el sol?, ¿la paella?, ¿el gazpacho?. No sé la verdad, pero seguro que es por envidia, con lo buenos que somos en todo, ¡ah! y que bien lo hacemos, ¿no?.
Y no es que me dedique a escribir estas líneas para defender a nadie y a menos a esa casta denominada por la mayoría como, “los políticos”. Pero, ¿estas personas son muy diferentes a nosotros?, ¿hemos estudiado su ADN, lo mismo son de una especie distinta?
Pues me parece que no, son un fiel reflejo de la sociedad en que vivimos, carente de principios, sin aprecio al mérito, premiando el pillaje, alabando al “listo” que trabaja poco y gana mucho, fomentando el nepotismo, la endogamia y el aldeanismo.
Si, lo siento somos así, hemos pasado de una cultura del ahorro y del esfuerzo, a la cultura de vivir lo mejor posible sin trabajar mucho y gastando lo que tenemos, y si no lo tenemos, pues nada, pedimos prestado. Nuestros padres y abuelos, aunque a la fuerza por las circunstancias políticas y sociales aprendieron la cultura del esfuerzo y sabían lo que costaban las cosas y sobre todo lo que costaba mejorar en la vida.
Recuerdan las frases: “niño estudia que tienes que hacerte un hombre de provecho…”, “…niño ahorra por lo que pueda pasar…”, “…no quiero trampas ni en pintura…”, de ahí pasamos a “… bueno yo me meto, si lo paga el banco…”, “…nene, metete en un piso que cuanto más tardes peor…”, “…¡si el precio de los pisos nunca van a bajar!…”.
Creo que todos hemos oído alguna vez por las calles alguna de estas frases.
Perdonen que no lo recuerdo, ¿Quiénes eran los culpables?


1 comentario:

andrea.cordonbleu dijo...

Oks, lo confieso...
Yo tengo la culpa.
Siento mi mala gestión y mis embustes... mañana empiezo a cambiar.
Un beso, me ha gustado mucho.