sábado, 21 de diciembre de 2013

Un país enfermo








Si, ese es mi país, España, si se llama así aunque hay gente que no le gusta ni pronunciar su nombre y siempre habla de Estado, País etc.Un país enfermo cuando las elites dirigentes no ven realmente el significado de sus actuaciones y sus resultados. No creo que entiendan que están ahí para ayudar y defender al pueblo español, el cumplimiento de sus leyes y los intereses de la generalidad de su pueblo.El gobierno legítimo tiene el deber de representar estos intereses, y sobretodo defender a los más desfavorecidos y a los que han dado la vida precisamente por ser españoles. Hablamos de las víctimas del terrorismo y de la no aplicación de la Doctrina Parot.Ante la resolución del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo nuestros representantes gubernamentales podían haber actuado de dos formas si no estaban de acuerdo (siempre de cara a la galería):- Recusar al representante español (del anterior gobierno, y parte del proceso de la infame negociación con la banda terrorista ETA), que ni lo hizo o por lo menos lo intentó, expresando así explícitamente su intención y su postura ante este "tribunal" que es más bien un órgano diplomático.- Directamente negarse, como lo han hecho otros países como el Reino Unido, o trasladarlo al ordenamiento jurídico español después de estudiar la mejor forma de adaptación a éste y la menor repercusión entre las víctimas.¿Cuánto ha tardado en el resto de resoluciones de este organismo europeo el régimen español (hablo de régimen porque incluyo o al estamento judicial)?¿Veinticuatro horas como en este caso?Sabemos que no y no sólo en este tribunal está empíricamente demostrado que la justicia española si por algo se caracteriza es por la falta de rapidez en la elaboración de sus resoluciones.Qué casualidad, ¿no?, en esta ha sido automática.Y no sólo es la afrenta a los españoles y familiares de estos que han dado la vida por serlo, sino que además un agrupo de la peor calaña de criminales se han beneficiado como coartada, o daño colateral para poder llevar a cabo la hoja de ruta del mal llamado proceso de paz de nuestro infame anterior presidente del gobierno, que el actual por acción u omisión ha validado.Y lo peor de todo es que esta inacción sobre la negociación con ETA está avalada por parte de la población que por adoctrinamiento y seguidismo o por un buenismo irracional defiende la negociación con una banda de asesinos.Al final por buscar el cese de los asesinatos y los actos mafiosos (que no la paz, ya que ésta sin libertad es la de los cementerios), a toda costa sin tener en cuenta principios morales ni tendremos el cese de esta mafia, de sus coacciones y crímenes, ni la libertad que llevamos buscando durante más de 35 años de democracia