sábado, 23 de junio de 2012

El verdadero Gran Hermano



“… La conversión del Estado en un dispensador de privilegios potencia los peores intereses y es dañina para la sociedad libre, aunque su control, como había pensado Tocqueville, es arduo…”
Carlos Rodríguez Braun, Estudio preliminar, “La Ley” Frédéric Bastiat
“… Después de considerar que todos los hombres sin excepción son capaces de gobernar el país, los declaramos incapaces de gobernarse a si mismos…”
“… ¿Adónde  nos conducirá la ilusión de que el Estado es un personaje poseedor de una fortuna inagotable e independiente de la nuestra?...”
Alexis de Tocqueville.
Al pueblo se le hace creer que, si hasta un punto ha llevado la peor parte de la carga, El Gobierno, Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, en definitiva el Estado (de Bienestar), tiene los medios para lograr que, si aquélla se acrecienta su peso acabará cayendo sobre los ricos. Ya adelantaba el autor ¡¡¡¡¡¡Funesta Ilusión!!!!!!.
Lo siento, como también vaticinaba, “… No puede evitarse que, a la postre, se reparta el peso entre todos, incluidos los pobres…”
Y algo que siempre me he preguntado. ¿Quiénes son los ricos?, ¿todo aquel que tiene un euro más que nosotros?, ¡claro¡, ¡ahora lo entiendo¡, cualquiera que gane más dinero que yo es el rico que debe de pagar más impuestos, da igual, que haya trabajado más tiempo que yo, que se haya arriesgado más, ¡no hay derecho!, ¡tiene más dinero!, ¡tiene que pagar más impuestos!. Da igual como lo haya conseguido, yo, que tengo mis derechos a todo, pero que no me arriesgo tanto, ni me apetece trabajar tanto, El Estado tiene que quitarle más a él para que pueda recibir yo mis prestaciones y servicios, ¡No hay derecho a que él tenga más que yo!.
Necesito que “El Gran Hermano”,-¡ehhhh!, hablo del Estado no del programa que presenta Mercedes Milá-, que es todopoderoso y todobeneficioso para todos y si lo hace, “Él”, seguro que está bien, me auxilie e invocando a la sacrosanta “igualdad” , nos iguale a todos por abajo.
“Tenemos derechos”
-Espero se entienda la ironía-
Para terminar seguimos con Tocqueville:
“… Creo que entremos en una senda en que, con formas muy suaves, muy sutiles, muy ingeniosas y adornadas con los bonitos nombres de «solidaridad» y «fraternidad», la expoliación va a alcanzar un desarrollo cuyas proporciones pueden ser incalculables.(…) El Estado no puede dar a sus ciudadanos más de lo que previamente les haya quitado. Los únicos efectos de este intermediario son, en primer lugar, un gran desperdicio de energías y, después, la completa destrucción de la «equivalencia de servicios», porque cada cual procurará entregar lo menos a las arcas del Estado y sacar de ellas lo máximo posible, con lo cual el Tesoro Público será un mero objeto de pillaje. (…), ¿Y por qué no pedir al Estado la gratuidad de todos los servicios?...
Alexis Henri Charles de Clérel, Vizconde de Tocqueville (1805-1859), y ¡aún no hemos aprendido!. Parece un autor contemporáneo hablando sobre la situación de la mayoría de los países occidentales. ¿No parece que habla de la España de Zapatero y Rajoy?.

domingo, 17 de junio de 2012

FRAUDE, por qué de la gran depresión

Imprescindible documento si queremos seguir aprendiendo de los mejores. Es la opción "liberal", - desde mi punto de vista, la más justa- de salida y explicación de la crisis que padecemos.
Aquí les dejo direcciones para poder ver parte del vídeo y el trailer oficial.




http://vimeo.com/44090059

http://www.fraudedocumental.com/

¡Bastiat Ya!





¡Bastiat Ya!
Si, esta curiosa analogía entre el imperativo en español y el nombre del gran liberal francés, no es que sea cierta es que es necesaria. (Por cierto, no es mía, yo la he visto dentro del blog del maestro Rodríguez Braun)
Hablamos de Frédéric Bastiat, uno de los autores liberales del siglo XIX con más lucidez, sarcasmo e inteligencia, una pena que nos abandonara tan pronto y no pudiéramos disfrutar más de él.
¿y por qué hablar de un escritor, liberal (con lo mal vistos que estamos), de hace más de siglo y medio y además Francés?.
Pues muy sencillo porque este señor, desde tan lejos y hace tanto tiempo está de total actualidad a la hora de ver y reflejar la estructura del estado y de la sociedad.
El autor habla –entre otras cosas-, sobre la importancia de lo que no se ve en economía y ya a sus contemporáneos les pedía en sus textos que no se quedaran solo en el gasto público, y que realmente tuvieran en cuenta los impuestos necesarios para sufragarlos. Hoy en día el Estado, es el que nos tiene que solucionar los problemas y no sólo eso, además proveernos de cualquier cosa que se nos ocurra (siempre tendremos alguien, algún ocurrente personajeque descubrirá algún nuevo servicio “imprescindible” que el estado debe sufragar, vacaciones pagadas para las amas de casa, portátiles para todos los niños, 2500 euros a los padres por bebé, mmm, ¡no me acuerdo de más, pero se lo preguntaré a nuestro ex-presidente Chaves, Zapatero y a un tal Griñán, creo que ellos me podrán ayudar a recordar alguno más).
No somos capaces, como decía Bastiat, de apreciar lo que no se ve, y no es que sea difícil, pero debemos de pararnos a pensarlo, ¡ahhh!,  pero eso es muy pesado y no se lleva nada, es decir, que no está de moda eso de pensar, mejor que piensen por nosotros. ¿De donde viene ese dinero?, ¿Cómo se financian esos servicios?, ¿hay que pedir dinero prestado?,¿Cuántos intereses nos cobrarán?. ¿Son realmente necesarios todos los servicios del Estado?.
Nuestro “Magnífico y magnánimo Estado de Bienestar”, con una mano nos provee de innumerables servicios, ¡pero!, ¿nos hemos parado a pensar lo que hace con la otra mano?, es la mano con la que coactivamente nos priva de nuestros bienes presentes y futuros a través de los impuestos, y,  ¡con rango de Ley!.
Y la pregunta más importante, ¿Cuánto de nuestro dinero se pierde en el camino de una mano a otra?, ¿se han parado a pensarlo alguna vez?.
Por eso para ciertos tipos de servicios, -la gran mayoría-, que es mejor, ¿financiarlos con impuestos o deuda, y la perdida de dinero por el camino?, o ¿pagar las tasas correspondientes al servicio por la persona que va ha recibirlo?
Yo personalmente prefiero el segundo caso, así que “¡¡¡¡¡Bastiat ya!!!!!”, menos Estado, más recortes que nos supondrán menos impuestos.




martes, 12 de junio de 2012

Rescate




Bueno, pues después de tantos rumores parece ser que nos van a ayudar nuestros socios comunitarios, y en principio, -según el gobierno- solo para poder cubrir o sanear las cuentas del sector financiero.
No voy a entrar en la demagogia habitual de comparar el dinero destinado a este fin y el  resto de necesidades y recortes que se necesitan en la economía real, que por cierto, aún estoy por ver.
¿Qué es un rescate?, ¿Qué es realmente lo que ha sucedido?. Intentemos explicarlo de la forma más simple posible, que no lo es.
Realmente un rescate es un préstamo que nos hacen nuestros socios europeos para poder hacer frente a los pagos por los “agujeros” que tiene el sistema bancario español –principalmente derivados de la burbuja del sector inmobiliario-, y que no puede hacer frente, o sea, están quebrados o en suspensión de pagos, ya que no pueden conseguir financiación –interna por la gestión diaria de su negocio- o externa, a un precio, - tipo de interés- asumible y que puedan pagar.
Este préstamo es a un tipo de interés mucho menor y a un plazo mucho mayor de devolución, es decir es más fácil pagarlo.
Hasta el día 21 de este mes no tendremos la cantidad definitiva de dinero necesario para poder hacer frente a esos desfases en los balances del sistema bancario. Creo también que es necesario resaltar que cuando hablo de sistema bancario, hablamos principalmente de las antiguas cajas de ahorros, que recordemos que representaban más del 50% del sistema y, “muy importante”, salvo honrosas excepciones, la mayoría con gestión del sector público, es decir políticos, sindicatos, etc. Si nos vamos a comprobar la situación de la banca, de nuevo salvo honrosas excepciones, la gestión ha sido profesional y podemos ver como se están comportando durante esta crisis financiera, son los que menos problemas tienen  y apenas ha tenido que solicitar y aceptar dinero público. (Este último recordatorio es solo para los defensores de la banca pública como solución para el mercado financiero).
Señores lo siento, en la situación en la que estamos, lo primero es estabilizarla y solucionarla. Por supuesto, después, buscar los responsables, - aquí en España nunca pasa nada, sobre todo si eres político o te mueves por las altas esferas -. El sistema financiero, español, europeo e internacional tiene vicios de base que cuando se estabilice la situación deberíamos de replantearnos. (Dejémonos de Basilea I y II, vayamos en busca y potenciemos el buen dinero, apoyemos el ahorro e intentemos abandonar poco a poco este sistema fiduciario y de multiplicadores bancarios sin un colateral real).
Por favor, dejémonos de demagogias baratas de comparar los montantes totales de dinero con los recortes de la economía real y los déficits y deuda estructural del estado de bienestar.
Primero, la mayoría de estos montantes son garantías y provisiones que veremos si se ejecutan o no.
Segundo, necesitamos, con la estructura actual del sistema financiero, estabilizarlo si no queremos que toda la estructura de nuestro estado se venga abajo, con las consecuencias que debemos imaginar.
Tercero, esto no supone que no se deban de depurar responsabilidades, que sepan ustedes que tenemos 2000 euros más por españolito de deuda, habrá que pagarla y con intereses. Y que la gente se vaya de rositas. ¿Donde está los dos Test de Stress que pasaron las cajas españolas de la etapa Zapatero?, ¿Dónde está los informes y la inspección del Banco de España, con su antiguo Gobernador socialista a la cabeza?, ¿Dónde se ha quedado la primera reforma para estabilizar el sistema financiero del gobierno Zapatero?, y muy importante, ¿Dónde están y han quedado las dos reformas financieras para estabilizar y solucionar el sistema financiero del Gobierno Rajoy?, ¿Y el resto de reformas y recortes de la economía real y del estado elefantiásico para pagar menos intereses e impuestos, y que pueda recuperarse la economía de la sociedad civil? (que es la única forma de salir de aquí).
Por favor, que por fin se asuman o asignen responsabilidades en la gestión y en las actuaciones de las personas, la libertad lleva consigo la responsabilidad, y si no es así nunca seremos libres.


jueves, 7 de junio de 2012

¿Culpables?



En España cada día nos encontramos con nuevas noticias económicas que parecen no tener fin, y éste, si miramos la evolución de los últimos años vemos que parece que no va a darnos alegrías. En todas las tertulias, comentarios, y conversaciones de la gente común en cualquier cafetería bar o simplemente cruzándose por la calle, la mayor parte de las veces es sobre quien tiene la culpa, quién puede sacarnos y quién tiene la solución a todos los problemas.
A veces se oyen verdaderas barbaridades, ¡vale!, no todo el mundo debe de saber de todo, pero es que algunos comentarios no tienen ni medio pase, ¡ahhh! y por supuesto la culpa, todos sabemos quién es el culpable. El deporte favorito de esta país no es el futbol, no, déjense de cosas triviales, que es eso del futbol, en España el deporte favorito es el “escurrimiento del bulto”, -acéptese el neologismo-, o también llamado vulgarmente ,”no si la culpa es de …”, después de esta frase coloquen ustedes lo que les apetezca, seguro que lo han oído alguna vez, políticos, el PP, el PSOE, Alemania, “la Merkel”, el BCE, el FMI, el…. Pongan las siglas que quieran y cuanto más lejos y menos se le entienda mejor, seguro que es por el odio que tienen a España y a los españoles. ¿Será por el sol?, ¿la paella?, ¿el gazpacho?. No sé la verdad, pero seguro que es por envidia, con lo buenos que somos en todo, ¡ah! y que bien lo hacemos, ¿no?.
Y no es que me dedique a escribir estas líneas para defender a nadie y a menos a esa casta denominada por la mayoría como, “los políticos”. Pero, ¿estas personas son muy diferentes a nosotros?, ¿hemos estudiado su ADN, lo mismo son de una especie distinta?
Pues me parece que no, son un fiel reflejo de la sociedad en que vivimos, carente de principios, sin aprecio al mérito, premiando el pillaje, alabando al “listo” que trabaja poco y gana mucho, fomentando el nepotismo, la endogamia y el aldeanismo.
Si, lo siento somos así, hemos pasado de una cultura del ahorro y del esfuerzo, a la cultura de vivir lo mejor posible sin trabajar mucho y gastando lo que tenemos, y si no lo tenemos, pues nada, pedimos prestado. Nuestros padres y abuelos, aunque a la fuerza por las circunstancias políticas y sociales aprendieron la cultura del esfuerzo y sabían lo que costaban las cosas y sobre todo lo que costaba mejorar en la vida.
Recuerdan las frases: “niño estudia que tienes que hacerte un hombre de provecho…”, “…niño ahorra por lo que pueda pasar…”, “…no quiero trampas ni en pintura…”, de ahí pasamos a “… bueno yo me meto, si lo paga el banco…”, “…nene, metete en un piso que cuanto más tardes peor…”, “…¡si el precio de los pisos nunca van a bajar!…”.
Creo que todos hemos oído alguna vez por las calles alguna de estas frases.
Perdonen que no lo recuerdo, ¿Quiénes eran los culpables?