sábado, 19 de septiembre de 2015

“Cataluña”

¿Cuánto daño, injusticia, dolor y muerte han provocado los sentimientos, cuando se siguen sin aplicar algo de razón?
En estos días, y después de la “Diada” en Cataluña, no puedo dejar de pensar en las razones que un querido amigo alicantino, y separatista catalán, intentaba exponerme cuando hablábamos sobre el problema de esta parte de España.
Después de largas conversaciones telefónicas y electrónicas, mi querido amigo siempre terminaba con una frase lapidaria, “…tú no puedes entenderlo, es un sentimiento, es algo tan grande (…); cuando llego a mi tierra y oigo mi idioma (…), no lograrás entenderlo nunca, ese sentimiento no se puede explicar…”. Con ella, intentaba escapar de cualquier argumento en contra, simplemente, no aceptaba que podía existir otra forma de ver el mundo, y que los idealismos extremistas no conducen a nada bueno.
Cuando no puedes argumentar las opiniones, cuando te demuestran que estás equivocado o que los cimientos de tus pensamientos son falsos, entras en un proceso difícil y que no todo el mundo es capaz de aceptar. No todo el mundo es capaz de evolucionar. Es mucho más fácil pensar que los argumentos exhibidos, son mentira, se han manipulado o simplemente se aceptan, pero prefieren seguir guiándose por unos sentimientos inexplicables.
¿Cómo serían los sentimientos de los alemanes cuando dieron todo el poder al pequeño cabo que los llevó a la ruina, que defendía que el sentimiento de ser alemán estaba por encima de cualquier otro y que había mucha gente que quería hacerles daño o destruirlos?
Por supuesto, siempre que los pensamientos se basan en algo que ni la razón ni la historia  contemplan, tienen que apoyarse además, y sobre todo, en la existencia de un enemigo, que tiene que ser el culpable de todos tus problemas, en cuanto te libres de él, vas a llegar al “Nirvana”, todos los conflictos van a desaparecer y la felicidad se instalará para el resto de los días cerca de ti y de los que piensan como tú. “España nos roba”, “… el resto de España vive a costa de nosotros…”; “…nos tienen oprimidos, no nos permiten ser libres…”
¿Seré yo, o realmente llevamos unos años oyendo frases parecidas a las de hace un poco más de un siglo?.
¿No hemos aprendido nada?, cuanta ilusión engañada, cuanta frustración provocada, cuanta sin razón andando por “la diagonal” de esa ciudad que fue, de esa gente que entiende que son distintos y mejores.
Mi familia es el reflejo de una España plural, fruto del esfuerzo, aciertos y errores de nuestros padres; de una fusión de gentes de todas partes de esta piel de toro y de la virtud de la buena gente que se mueve por España. Apellido catalán, de cinco generaciones en Andalucía, con reminiscencias baleares y con otros progenitores descendientes conversos y profundamente jiennenses. Eso es lo que somos y nadie es más que cualquier miembro de mi familia si no es por su esfuerzo.
Si tanto hay que respetar ese sentimiento fuera de toda razón, ¿por qué no respetar el mío? Cataluña también forma parte de mí y de España.



domingo, 6 de septiembre de 2015

¿Necesitamos un nuevo muro de Berlín en Europa?


¿Y ahora nos damos cuenta del problema?
La desgracia de esta familia siria y las imágenes del pequeño muerto en las playas turcas, parece que ha despertado conciencias. Sobre todo dentro del pensamiento único -buenista y bien pensante- instalado en los integrantes de esta sociedad, expertos en el eslalon de los problemas, en soluciones mágicas y en buscar culpables siempre fuera de nosotros. ¡Es imposible que nosotros seamos culpables o tengamos responsabilidad, nosotros somos buenos!.
Lo queremos todo, el endiosado "Estado de Bienestar", la "Democracia" por encima de todo, y que además no nos moleste con imágenes impactantes a la hora de comer y sobre todo si son cerca. Y si por casualidad si las emiten, ¡que lo arreglen!, y ¡como se atreven a dejar que ocurra!. La culpa es de Europa, de las multinacionales, de los ricos, del gobierno (siempre que hayas votado a otro), de la troika (aunque no sepas quienes son), de los neo-liberales... Creo que no se me olvida nadie, ahhhh perdonen si que lo hago, son los demonios de gran parte de nuestros conciudadanos europeos, si, ¿no se acuerdan?, ¡los americanos!, si los Estados Unidos de América, si esos crueles personajes que son culpables de casi todo, y que pese a ser humanos como el resto, con sus aciertos y errores, son desde su origen una democracia liberal, y nos han salvado varias veces en el siglo pasado. Tenemos los Estados de hoy en día en buena parte gracias a ellos, y gracias a personas que entienden que la libertad hay que  luchar por ella día a día.
Nos hemos convertido en una sociedad sumida en el infantilismo más absoluto y encima en la mayoría de los casos malcriada. 
Queremos que solucionen los problemas de los países del norte de África y del medio y próximo oriente, ¿quién?, nos da igual pero que lo solucionen, ¿cómo es posible que pueda suceder la tragedia de esta familia siria?, ¿cómo puede suceder esto a las puertas de Europa?. (Puede suceder lejos, pero, ¿aquí?).
No queremos ver lo evidente, hoy en día, este mundo, es más que nunca una aldea global. Los problemas por muy lejos que se produzcan tarde o temprano, de una forma u otra nos afectan, y escuchen bien, ¡a todos!.
Queremos acoger a los refugiados pero que no se les ocurra tocarnos nuestra paga, pensión, atención médica, los sueldos de los funcionarios etc. Lo siento mucho pero las cosas cuestan, si, ¿no lo sabía?. Siento mucho aguarle el día pero es así. Papá Estado nos endeuda cada año en unos 60000 millones de euros, para pagar toda esta fiesta. Y cuando acojamos a toda esta gente habrá que endeudarse más. Por cierto, yo soy de los que piensan que hay que acogerlos, por supuesto, pero que asumamos que luego nos va ha costar. (Recordémoslo cuando veamos las mareas de batas blancas, camisetas verdes etc).
¡Tenemos que hacernos mayores señores!, tenemos que volver a la mentalidad de nuestros padres y abuelos que hicieron que lográramos esta pequeña libertad y comodidad de la que disfrutamos y nos estamos cargando poco a poco.
Tenemos que hacernos responsables de nuestra vida, tenemos que trabajar para vivir y ahorrar para el futuro. Los problemas lejanos y cercanos hay que afrontarlos donde ocurra y asumir que van a tener coste. 
El problema delos refugiados hay que solucionarlo en origen, en estos países que producen las guerras y la miseria que hacen que las personas huyan hacia la estabilidad y debemos aceptar que esto tiene un coste y posiblemente alto.
Bueno, perdonen si existe otra solución, y es construir un nuevo muro de Berlín por todo occidente para evitar migraciones no deseadas, a pero esta vez no para evitar que la agente se vaya de un lugar, sino para que no entren otros.
¿Creen ustedes que esta es una buena solución?
Creo que no.



jueves, 28 de agosto de 2014

¿Tendremos lo que nos merecemos? Tendremos a Podemos













Ojalá me equivoque y que mis conciudadanos recapaciten y no se dejen llevar por esas ideas mágicas y unicornios para mejorar sus vidas.
Círculos Podemos, esto parece la solución de todos nuestros males, con palabra huecas estos profesores de la Universidad Complutense recuperan la mayor demagogia y populismo visto en España desde nuestro querido expresidente Rodriguez Zapatero, recuerdan su "diálogo", su "talante" y por supuesto no podía faltar "defender la alegría" (famoso video de nuestros magníficos cantantes) etc.
Ahora nuestro nuevo gurú salvador, de nombre inspirador, primer diputado socialista en la historia del Congreso de Diputados Español, -que entró cubriendose de gloria al amenazar de muerte al presidente del gobierno D. Antonio Maura-, como Flautista de Hamelin nos intenta embaucar con frases como "auditoría popular de la deuda", "democracia real", "deuda ilegítima" o el que más me gusta a mi la RBU, no olviden estas iniciales son de la famosa Renta Básica Universal.
Leerse el programa de Podemos es volver a ver las viejas recetas Marxistas con un barniz nuevo para ver si "podemos" tragar la píldora ahora un poco mejor. Son recetas que ya están más que demostradas su ineficacia para el progreso y desarrollo de las sociedades complejas.
Con estas directrices e ideas políticas con claros tintes totalitarios sólo podremos alcanzar los grados de pobreza y miseria  que encontrábamos en los antiguos países comunistas, o que tienen actualmente nuestros admirados, -por nuestra izquierda nacional-, países del socialismo del siglo XXI como Ecuador, Bolivia o Venezuela.
¿Queremos ser como Venezuela o Cuba, (qué me perdonen nuestros hermanos venezolanos y cubanos que ya sufren lo suficiente), o queremos ser un país próspero y libre?
Queridos conciudadanos tenemos un país maravilloso, con sus defectos, pero un país con muchas posibilidades, ¿que podemos mejorarlo?, por supuesto pero hay que mejorar en afianzar la libertad individual y económica, realizar una división de poderes efectiva, mejorar la justicia, y sobre todo en una sociedad como la nuestra, una sociedad del conocimiento, trabajar, trabajar, trabajar y trabajar en mejorar este conocimiento. No hay caminos fáciles para el progreso solo esfuerzo y dedicación y por favor que no nos engañen como a Ulises con esos cantos de sirenas.

Balanzas Fiscales

Ya tenemos las balanzas fiscales, ya están publicadas como ciertos sectores de nuestra sociedad reclamaban, a veces incluso de forma vehemente para poder explicar así sus argumentos sobre tal o cual justicia. Iluso de mi, pensaba que vivía en un país de unos 45 millones de ciudadanos, ¡pero no!, claro que no, somos parte de un país de 17 chiringuitos políticos de poder que, como cualquier administración moderna, solo busca afianzarse e incrementar dicho poder,  para que más gente pueda depender de ella y así perpetuarse y crecer.
Las balanzas fiscales son un instrumento perfecto para defender dichas ideas, ¡oye, yo pago más impuestos que tu y tu recibes más que yo!, ¡injusticia!, ya estamos excusados hasta para pedir la independencia bajo este o cualquier pretexto; ¡seguro que nosotros repartimos mejor entre nosotros y somos más justos!. (Claro ellos tienen dentro del ADN el gen de la incorruptividad, que por desgracia el resto de ciudadanos españoles aún no hemos evolucionado y no tenemos. El caso del "Molt honorable" debe de haber sido una mutación genética de ir tanto a "Madrit" a negociar cada vez más transferencias).
Cuando hablan los dirigentes políticos en primera persona del plural, arrogandose como único  y verdadero representante de los que pagan más, deberían de presentarnos sus ingresos y sus pagos a la hacienda de todos, ¡ah no!, que lo mismo sus principales ingresos son dietas y no pagan tantos impuestos como el resto de los ciudadanos.
Ya está bien, por favor, somos nosotros los ciudadanos los que pagamos impuestos, y muy por encima de la media europea, (y que no les engañen con la presión fiscal, lo que realmente determina nuestro ahogo tributario es el esfuerzo fiscal de cada uno de nosotros). Los territorios, y comunidades no pagan impuestos, sus ciudadanos si, y dentro de estos unos pagarán más que otros.
Una cosa es que tengamos un modelo de Financiación del Estado de locos, que por supuesto hay que cambiarlo, y otra que con esta excusa los dirigentes de nuestras "magníficas e imprescindibles" autonomías, (ironía), reclamen mayores transferencias por su mayor contribución a la financiación de nuestro mal llamado Estado de Bienestar.
1.- Ustedes no contribuyen, lo hacen los ciudadanos que viven y se esfuerzan bajo sus innumerables leyes.
2.- Si el conjunto de ciudadanos de su comunidad pagan más es porque tienen un número mayor de ciudadanos con más rentas, es decir ganan más y crean más riqueza. Enhorabuena loque deben de hacer es intentar mantenerlos e incrementarlos y no que los abandonen y se vayan a cualquier otro lugar.
3.- Con el argumento de nuestros maravillosos políticos y dirigentes de nuestras CCAA, al señor Amancio Ortega, todo un héroe en esta España debe de reclamar varios hospitales solo para él, y por supuesto una pensión mucho mayor, ¡ah!, y para su hija una sola Universidad. Según el argumento de nuestra clase política el debe de recibir más, ya que aporta más.
Terminaríamos con todos estos problemas si tuvieran menos que repartir, y si la mayor parte del dinero y riqueza que generan los ciudadanos estuviera en sus bolsillos.

Esto es un mensaje para "Los socialistas de todos las partidos" Hayek dixit.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Un país enfermo








Si, ese es mi país, España, si se llama así aunque hay gente que no le gusta ni pronunciar su nombre y siempre habla de Estado, País etc.Un país enfermo cuando las elites dirigentes no ven realmente el significado de sus actuaciones y sus resultados. No creo que entiendan que están ahí para ayudar y defender al pueblo español, el cumplimiento de sus leyes y los intereses de la generalidad de su pueblo.El gobierno legítimo tiene el deber de representar estos intereses, y sobretodo defender a los más desfavorecidos y a los que han dado la vida precisamente por ser españoles. Hablamos de las víctimas del terrorismo y de la no aplicación de la Doctrina Parot.Ante la resolución del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo nuestros representantes gubernamentales podían haber actuado de dos formas si no estaban de acuerdo (siempre de cara a la galería):- Recusar al representante español (del anterior gobierno, y parte del proceso de la infame negociación con la banda terrorista ETA), que ni lo hizo o por lo menos lo intentó, expresando así explícitamente su intención y su postura ante este "tribunal" que es más bien un órgano diplomático.- Directamente negarse, como lo han hecho otros países como el Reino Unido, o trasladarlo al ordenamiento jurídico español después de estudiar la mejor forma de adaptación a éste y la menor repercusión entre las víctimas.¿Cuánto ha tardado en el resto de resoluciones de este organismo europeo el régimen español (hablo de régimen porque incluyo o al estamento judicial)?¿Veinticuatro horas como en este caso?Sabemos que no y no sólo en este tribunal está empíricamente demostrado que la justicia española si por algo se caracteriza es por la falta de rapidez en la elaboración de sus resoluciones.Qué casualidad, ¿no?, en esta ha sido automática.Y no sólo es la afrenta a los españoles y familiares de estos que han dado la vida por serlo, sino que además un agrupo de la peor calaña de criminales se han beneficiado como coartada, o daño colateral para poder llevar a cabo la hoja de ruta del mal llamado proceso de paz de nuestro infame anterior presidente del gobierno, que el actual por acción u omisión ha validado.Y lo peor de todo es que esta inacción sobre la negociación con ETA está avalada por parte de la población que por adoctrinamiento y seguidismo o por un buenismo irracional defiende la negociación con una banda de asesinos.Al final por buscar el cese de los asesinatos y los actos mafiosos (que no la paz, ya que ésta sin libertad es la de los cementerios), a toda costa sin tener en cuenta principios morales ni tendremos el cese de esta mafia, de sus coacciones y crímenes, ni la libertad que llevamos buscando durante más de 35 años de democracia

domingo, 15 de septiembre de 2013

La juventud española: el paraíso perdido

Una delicia para reflexionar.
Aquí os lo dejo y también el enlace para verlo desde la página del Instituto Juan de Mariana.
No podría ser otra que María Blanco.



http://www.juandemariana.org/articulo/6169/juventud/espanola/paraiso/perdido/

Mientras que en veranos anteriores, a estas alturas nos abrasan con el anticipo de lo que nos aguarda tras las vacaciones, este final de agosto solamente conserva los anuncios televisivos de cursos y colecciones por fascículos. Dedales antiguos, idiomas, miniaturas de cascos de famosos motoristas, cocina creativa... ni rastro de análisis presupuestarios domésticos de cuánto nos va a costar la "vuelta al cole", o lo que nos hemos gastado en cervecitas y gambas, o cómo remediar el síndrome post vacacional. Eso sí, agotados Gibraltar, las vallas y las pateras, la preocupación en los debates en los medios y en los informativos es la juventud española, y en concreto, la supuesta generación perdida.
¿Qué es una generación perdida?
La denominación de "generación perdida" a toda una generación por el elevado nivel de desempleo en esa franja de edad me parece excesivo y muy perjudicial. Pero se ha puesto de moda porque victimiza, vende y permite manipular a unos y a otros. Esta generación estaría perdida si, de verdad, no tuviera opción, si nos encontráramos en una situación de conflicto armado largo y esa generación se viera truncada; o si hubieran sido víctimas de una manipulación colectiva, como la de los pioneros soviéticos y les hubieran castrado, pero de verdad, los incentivos.
Pero la realidad es muy diferente. Nuestros jóvenes tienen opciones diferentes. Las usan o no, pero las tienen. Lo que hay en España es una generación "sorprendida". Sorprendida porque no hay nada de lo prometido, porque su objetivo de vivir con el mismo status o mejor que sus padres no va a ser posible, porque la era de la abundancia ha terminado y probablemente por mucho tiempo.
Nuestros jóvenes están en paro, pero pueden emigrar. Eso no es una lacra. Significa que hay lugares donde son requeridos. Los empresarios que al no encontrar demanda interna suficiente, tienen que diversificar fuera y exportan, no se sienten tan fracasados. Hace unos años decir que tu hijo trabajaba fuera era algo de lo que alardear. Hoy se tienen que ir y ese matiz cambia las cosas. Pero en el fondo no es tan diferente. Que los hijos salgan de casa y lo pasen más o menos mal hasta encontrar su lugar es simplemente lo que generación tras generación ha sucedido. Y a unos les sale bien y a otros no. Unos se tienen que ir a la ciudad desde el pueblo, o a otro país y otros lo logran en el mismo entorno familiar. Pero eso no les hace mejores o peores, depende de si aprenden, valoran, y encauzan su camino.
Pero de lo que se quejan los jóvenes y de lo que los adultos nos dolemos es de no haberles puesto en bandeja un puesto de trabajo, un piso "adecuado", y un coche en la puerta... sin mirar el esfuerzo y el entorno. Porque esforzarse no basta, además hay que mirar en qué situación económica estamos.
El marco adecuado para el estado del bienestar
Por la misma razón que correr 25 kilómetros en Madrid (España) no es igual que correrlos en La Paz (Bolivia), el esfuerzo no tiene el mismo resultado si las leyes, el mercado laboral, el entorno económico son los de Ruanda que si son los del Reino Unido.
El sábado tuve que escuchar a la portavoz de una coordinadora nacional de estudiantes recriminar a sus mayores haber dejado que suceda la crisis "que no ha sido culpa nuestra" y que ellos tengan que pagar el pato del desempleo y los recortes en educación.
Si la crisis tiene culpables, adelante, hagamos una lista con nombres y apellidos. Todos los gobernantes que promulgaron leyes que entorpecían el sistema, todas las empresas financieras o no que aprovecharon para obtener privilegios gubernamentales, todos los lobbistas y buscadores de rentas que se aprovecharon de los impuestos, fruto del trabajo de sus conciudadanos, para su propio beneficio, los propios jóvenes, objeto de compra de votos mediante subvenciones absurdas... Todos ellos, junto con las circunstancias del mercado financiero nos han conducido a donde estamos. Porque esas mismas circunstancias nos habrían afectado de otra manera si nuestra estructura económica y legal hubiese sido otra. Ellos no sufrirían esa tasa tan alta de desempleo.
No es una generación perdida, es un paraíso que no existe, una ficción de bienestar y buenrollismo lo que han perdido nuestros jóvenes. ¿Les vamos a dejar aprender o a ponerles paños calientes?

Austeridad y Estado de Bienestar

Creo que es bueno recapacitar un poquito para ver cómo se encuentra todo al final de un tiempo como es el verano, que invita a cambiar y prepararse para el nuevo curso. Estamos en un tiempo prolífico para las tertulias y el contraste de opiniones con amigos conocidos o incluso desconocidos en la barra de un café o en la terraza de cualquier bar de nuestro entorno. Con un poco de atención podemos realizar una pequeña aproximación o muestra de cómo va nuestra sociedad, conciudadanos, vulgo o como ustedes quieran llamarlo.
Pues bien después de moverme este verano por varios puntos de esta nuestra España, me reafirmo, somos un país maravilloso, pero también no hay duda de otra idea, no tenemos remedio.
Me he encontrado desde los seguidores incondicionales del gobierno actual que comienzan a destilar un optimismo que a este ritmo, y si contables varios no lo impiden, desde su punto de vista el cielo lo tenemos a la vuelta de la esquina. Luego nos encontramos a la otra parte tuerta de mis compatriotas (sigo pensando que vivimos en un país de tuertos que sólo sabemos y queremos ver por un ojo o forma de ver la vida), en la que para ellos el infierno se encuentra en el próximo paso, es decir la esclavitud y formas de antiguo régimen, (y no me refiero al del anterior dictador ferrolense), vuelve a nuestra sociedad. Pero, o casualidad, encontramos un punto común y que ambos ojos del país no dudan en hacer frente común y estar haciendo piña, se trata de la defensa del Bienestar del Estado, si, he querido decirlo así, porque un pequeño análisis sobre la estructura del mal llamado Estado del Bienestar no nos dejaría lugar a duda que se trata de defender la estructura de los que viven de éste.
A fin y al cabo el tiempo ha dado la razón a Hayek y hay socialistas en todos los partidos.
Pero como dice un dicho popular "unos por otros y la casa sin barrer". Todos hablando de austeridad, unos criticándola y otros fingiendo llevarla a cabo, sin que se note mucho entre sus amigos, para dar la impresión así de estar cambiando algo, sin cambiar nada.
Nadie se atreve con el verdadero problema al que hay que hacer frente y es la reforma de nuestro amigo, el siempre querido y admirado Estado de bienestar. Con un déficit anual de 80000 millones de euros aunque no queramos debemos de pararlo y reformarlo. No podemos decir que la austeridad nos está haciendo bajar los servicios cuando gastamos más que en 2007 en pleno auge de la burbuja (ahora, con menos población), tiempo en el que parecía que el dinero brotaba de los árboles de las distintas ciudades de esta piel de toro.
Señores tenemos que aceptar que ingresamos menos que en los años precedentes por lo que debemos de gastar menos. Además en el periodo 2001-2007 no recuerdo gente muriéndose por la falta de atención sanitaria, o niños sin escolarización, o que los servicios que recibíamos fueran mucho peores que los actuales.
Por favor un poquito de seriedad y algo de sentido común. Tenemos que recortar de verdad.